¿Por qué les llamamos enfermedades raras cuando deberíamos decir enfermos abandonados a su suerte?

Estás aquí:
Ir a Tienda